Aquaria ben Laden


No todas…
24 septiembre, 2012, 21:04
Filed under: tin sítulo, todas las palabras saben dar vueltas, xs

No todas las espinas tienen rosas.

Anuncios


La vida se despliega si bebes de su fuente

Tienes el tiempo justo para maldecir la lluvia. Y luego despiertas y pones el mundo ante ti. Maldita lluvia pero ya no llueve más. Sólo llovía en el sueño.
Tienes el tiempo justo para llegar a cualquier sitio y no perder el día. Caminas como un barco por la noche, como se camina en algunas canciones y en casi todos los poemas.
Cuando más tarde, de vuelta a casa, tus huellas te traen, empapado, desde tan lejos que parte de ti aún está allí (esa parte que está dibujando una flor con su sonrisa), llegas con el fondo de los ojos empapado de haber visto.
“bendita luz ceniza y triste. Triste hoja llevada por el viento y triste gaviota posada, rogad por nosotros”

(..reescribiéndome)



Ningún orden glocal
17 mayo, 2012, 12:09
Filed under: tin sítulo, todas las palabras saben dar vueltas, xs

No nos gusta el nuevo orden mundial.
Tampoco nos gustó nunca el viejo.

(rana de tres saltos)



Requisitos del sistema
11 mayo, 2012, 20:19
Filed under: tin sítulo, todas las palabras saben dar vueltas, xs

Para instalarse correctamente
el sistema necesita de un gran espacio de memoria vacío,
lo que también se conoce como ignorancia.

(en esta línea)



Aplicaciones tecnocientíficas

El Estado, digámoslo así, el Estado jamás ha existido.
Es sólo un concepto mental que puede ser subvertido con esta frase tan simple.
Es una palabra.
Es una palabra.
Es una palabra tras la que se escudan.
Es una palabra tras la que se ocultan.
Es una palabra tras la que se esconden quienes cumplen el vergonzoso crimen de explotar a sus semejantes.

Tiranos, déspotas, delirantes enanos jugando a ser dios los ha habido siempre.
Las aplicaciones tecnocientíficas habilitadas por esta enorme farsa puesta en pie para sorbernos la energía,
las aplicaciones tecnocientíficas permiten que estos canallas ejerzan su poder a mayor distancia,
de manera más mediada,
lo que quiere decir que nunca les toca la sangre que engrasa la máquina de hacer papilla al género humano.  



Pequeñas ternuras decapitadas

[algunos días, algunas mañanas, ya antes de abrir los ojos me encuentro rodeado de palabras, asediado. llega incluso a parecerme que la cabeza no vaya a conseguir seguir el ritmo de su entorno: la calle afuera, el trabajo, lo que queda por hacer. son los días en los que los pantalones se caen más de la cuenta, o la comida no sienta bien, o no me tenía que haber tomado esa copa. otros días, otras mañanas, las palabras me sacan de la cama y me posan como espuma sobre el suelo. entre unos y otros, de mañana en mañana, despertar tras despertar, el poeta, ese minúsculo ser que me escapa de las manos, mantiene su particular pelea con la cruda realidad y, mientras hay suerte, sobrevive, verso a verso.]

[todavía me pregunto si sé escribir, dónde quedo yo, si ese poeta que escapa y aflora mal que bien aquí y allá, no es sino una mano que mueve mi marioneta, o al contrario si no es la marioneta algo detrás de lo que me escondo, sin hilos. todavía me pregunto cada día si sé escribir, si esto que hago no es sino emborronar emociones, trucar instantáneas forzadas, cuajar retazos de sueños mal deshilvanados.
creo que no soy quién para darme una respuesta, estoy demasiado cerca.
cuando intento hacerlo, cuando me cojo de las orejas y me miro a los ojos y me digo qué estás haciendo, lo que contesto las más de las veces es “escribir cada vez peor”, y me encojo de hombros y aparto la vista de mi espejo y a otra cosa,
otras veces ni siquiera tengo la vergüenza de apartarme la mirada, sólo me propongo seguir mal que bien escribiendo estas
pequeñas ternuras decapitadas
estoy demasiado cerca, al alcance de la mano, del puño, de las yemas de los dedos. todavía no sé por qué hago esto que hago, ni cómo se mueve la marioneta..]

[no lo sé por qué escribo….
escribo quizás por perdonar la bondad de la vida, para entender la maldad de los hombres, porque entre una cosa y la otra hay algo que no me encaja. los ojos hinchados de ira o este cansancio de esclavos y en medio, por primavera, la desaparición de las ballenas, el sabor de un aguacate, la caricia del sol, el olor de la goma quemada. ni muy por debajo ni muy por encima (casi siempre entre) el rugido de acero de nuestras antenas, el chillido amarillo de nuestras sirenas, el canto del loco, la piel de gallina
como un puente la escritura, una tenue pasarela hacia dónde
como un túnel]

[pero esto es tan sólo escribir, pelearse con la sombra, especular, una ocupación banal con sus propias reglas y su estricto yugo. algo que podría ponerse en perfecto orden bajo la lluvia y esperar a que escampe.
la poesía viene después
la poesía viene después y parece que llegue como en una carroza blanca, cuando uno ha salido a hacer un recado a la farmacia o está afanadísimo en hurgarse la nariz. aparece tratando de mantener todavía una cierta torre de palillos contra la que no se escupa.
la poesía viene después y poco a poco la iremos emputeciendo, encanallando
la poesía viene después cuando algo se hincha, se prisma y rebota, se irisa, se llena de luz. yo no la conozco, apenas la siento ni entiendo qué pasa, me pone una mano aquí arriba, en la nuca, me guía los pasos. la más de las veces la escucho por vuestras palabras, está en vuestros labios. y gime. y llora. y ríe. y canta. a mí me sostiene, de vez en cuando, cuando estoy así
asá
o cuando estamos
cuando todos estamos aquí]
(señalar)

pequeñas ternuras decapitadas — 19012007, five years old version– a escena con don nadie y zombra



Estado de emergencia huérfana

Tanto pensamiento único,
tanta propaganda descarada,
tanta esclavitud subliminal,…
Si esto es lo que nos arrebata
a la tendencia entrópica del Cosmos,
es de una tristeza universal. 

Tanto atracón de baratijas,
tanto pasteleo entre mangantes,
tanta democracia liberal.

Tanta religión de lo canalla,
tanta explotación globalizada,
tanto miedo y tanto asco visceral.

El poder principal del cuento del progreso es desligarnos de nuestra existencia, borrarnos los orígenes por una falsa promesa de inmortalidad.

Nuestras raíces están siendo volteadas por una mula mecánica, tozuda, inmoral, alimentada de sucedáneos.

Tanto pensamiento único,
tanta propaganda descarada,
tanta pirueta emocional,…
Si esto es lo que nos arrebata
a la tendencia entrópica del Cosmos,
es de una tristeza universal.

Tanto disfrutar sin tener ganas,
tanto difundir odio y violencia,
tanto pervertir la realidad.

Tanta recurrencia al terrorismo,
tanto amenazar con la misera,
tanta violación a la verdá.

Y esta es una fuente continua de malignidad, desnaturalizados quedamos, vacíos de pasado, condenados a la inclusa del futuro como única posibilidad de dar a la vida sentido.

Se nos lleva a un estado de emergencia huérfana por la tiranía del palo y la zanahoria de un bienestar seguro.

(pero qué bienestar perenne,
qué mármoles eternos,
qué trascendencia mecánica,
qué edén digital?) 

Revisión de este texto creado para Vendería mi billete interestelar, con don nadie y zombra.



Para corazones encogidos por el desamor

No tengas prisa:
el amor jamás nace por cesárea,
no agota sus existencias
y aunque se haga de rogar
ninguna frontera te defenderá cuando asalte al galope,
ninguna treta, quizás el pacto
de vivir entre cuatro paredes desnudas
podrá mantenerlo en una tregua de diciembre,
nada más.



3931

En un tiempo que fue, que todavía no ha desaparecido jamás
y que pronto estará de vuelta… (C. Pínkola-Estés)

El futuro inmediato pasa por no escondernos, por mostrarnos en todo nuestro esplendor, incluso en el esplendor más bajo y miserable de que somos capaces.
Estamos por reventar el sistema emocional, cultural y financiero que nos rodea, que nos tiene sitiados. Es importante no esconderlo y mostrar que somos capaces. La amenaza de castigo es la exclusión, la pobreza, la segregación, el internamiento, el aislamiento. Pero es precisamente desde esa exclusión, desde los márgenes, desde los silencios, desde donde vamos a tejer nuestra respuesta. Y con los afectos negados y las sexualidades marginadas, con las razas excluidas, con los pensamientos reprimidos, proponemos una voladura controlada de la realidad.
Somos ya hijos de esas futuras ruinas. Estamos preñados por la luz que se cuela a ras de suelo.



Quebramos el límite de la piel

…quebramos constantemente el límite de la piel, es condición indispensable para la vida.
cuando cantamos y llegamos donde llega nuestra voz, cuando nos dejamos llevar por la imaginación, bajo ciertas condiciones de dolor o de goce,…
cuando amamos, sobre todo cuando amamos, condición indispensable de la vida.
quebramos el límite de la piel constantemente, lo expandimos, lo ponemos en peligro, nos abrimos a terreno inexplorado, preparamos las maletas, desafiamos los miedos, pisamos tierra de nadie, el espacio que ocupaba el cuerpo de la mujer