Aquaria ben Laden


Borges sobre “Para escribir un poema”
14 abril, 2013, 20:56
Filed under: citas, EscribirSeNos - taller, Para escribir un poema

(… ) uno tiene que ejercer el hábito de escribir para ser digno de esa visita ocasional o eventual de la musa, porque si una persona no escribe nunca, y se siente inspirada, puede ser indigna de su inspiración o puede no saber cumplir con ella. Pero si todos los días escribe, si está continuamente versificando, eso ya le da el hábito de versificar, y puede versificar lo que no sólo es versificación, sino poesía genuina.

Jorge Luis Borges

Anuncios


Cómo comenzar un taller – Para escribir un poema 2013
12 abril, 2013, 10:39
Filed under: EscribirSeNos - taller, Para escribir un poema | Etiquetas:

“Yo no puedo darle nada que no exista dentro de usted. Yo no puedo presentarle ninguna otra galería de cuadros que la de su alma. No puedo dar a usted nada; solo la ocasión, el impulso, la clave.”

Hermann Hesse en plan “Para escribir un poema”, el taller de escritura(s) y creatividad(es) que se inicia con dos sesiones gratuitas en las próximas semanas.



Escritura volátil
11 abril, 2013, 11:12
Filed under: EscribirSeNos - taller, Para escribir un poema

El artista, al igual que el alquimista, en su esfuerzo por transformar el mundo se transforma también a sí mismo. Hay… una relación entre la obra creativa, a la que tú deseas dedicarte, y el opus alquímico. En ambos se liberan fantasmas y obsesiones que antes yacían enterrados en el plomo… o en la oscuridad… en ambos se navega entre símbolos… y en ambos se franquean las sombrías alcobas de la mente… y se rasgan los velos que ocultan la terrible realidad de todos los hombres. Y es que el arte implica iniciación, tanto para el que escribe como para el que lee. Y es un proceso duro… doloroso… una sobrecarga… pero es tu decisión… Cuando comenzaste a rellenar tu primer pliego en blanco, la alquimia ya estaba en marcha… la… la imaginación recorría ya… un camino volátil.

Unas frases sobre el ministerio de la escritura extraídas de “Volátil”, de Luis Durán, quien me tiene de biblioteca en biblioteca buscando sus obras completas.

luis duran volatil



Votos matrimoniales

Si tuviese que inventarme el mío, sería algo así:

Contigo pan y cebolla,
y el manjar que es tu cuerpo entre mis brazos
y lo dulce que es la vida junto a ti.



¡VAN A POR NOSOTROS! (Accidente polipoético, siniestro total)
17 diciembre, 2012, 11:47
Filed under: aquaria lee a..., EscribirSeNos - taller

Límpiate los dientes, lávate los pies, cósete el jersey, píntate las uñas, cámbiate las pilas, cómete los mocos, bébete la espuma, cásate con ella, cásate con ella, cásate con ella, toma precauciones, piensa en tu futuro, paga tus facturas, traje con chaleco, duerme con pijama, santifica el lunes, funda una familia, ¿por qué no adelgazas?, vaya facha traes. ¡Van a por nosotros! ¡A por nosotros todos!

De la presentación de Van a por nosotros, de Accidents polipoètics, en Arrebato libros.

_visd_00BDJPG00040



“De la poesía”, para estudiar
14 diciembre, 2012, 23:45
Filed under: EscribirSeNos - taller

Un fragmento del prólogo de “De la poesía” de T.S. Norio, tomado de Libros de la herida, coeditora.

¿Para qué sirve la poesía? ¿Para qué ha servido? ¿Tiene que servir a alguien o para algo? ¿De quién son los poemas? ¿Un himno nacional es un poema? ¿Lo es un sortilegio, una oración, el libreto de una opereta, un rap en pareados? ¿O una nana, un epitafio, lo que dice una canción de siembra? ¿Poesía son sólo los libros, los recitales de poesía? ¿Es un arte, o ha de serlo, de artistas la poesía? ¿de qué han venido viviendo los y las poetas? […] ¿Cuáles son las fronteras de la poesía?, ¿con qué linda?; ¿o es que la poesía no ha tenido nunca otra conformación, para decirlo oficialmente, que alimentar un género literario? No podía ser.

(T. S. Norio, fragmento del prólogo del libro De la poesía, que a estas horas se estará presentando todavía por los madriles más vivos).

Cubierta_De_la_poes_a



No temas a la poesía, Jodorowski

“…no le temas a la poesía. Ella, que es sólo amor, transgrede las prohibiciones y se atreve a mirar de frente a lo invisible. El poeta, como Orfeo, desciende a los infiernos, al fondo del lenguaje, para recuperar su alma. […] el poeta ajeno a las cualidades, la reputación, las leyes; sin nombre ni edad ni país ni raza ni historia, peregrino en el encanto abominable de las formas, mensajero de lo esencial, es decir de sí mismo, desdeñando los ensueños del pensar, haciendo de todos los caminos su camino. Hoja seca que en un suspiro del tiempo viene a conceder esperanza a las hogueras, es el fuego que arde en el centro de la mente. ¿Quién podría definirlo? Con sus pies rojos borra todas las fronteras. No se enquista, no se esconde, no se escapa, como las nubes sin cesar se transforma. Huye de las palabras porque sólo son memoria y sin embargo su silencio las sostiene. Es el contenido que se escapa de las formas, el terreno donde germinan las estrellas, la indecible verdad raíz de la belleza, resplandor que denuncia su acción invisible, agregando la demencia de lo impensable al objeto que esconde cada nombre y al nombre que esconde cada objeto. Es el vuelo antes del nacimiento del pájaro, el coro celestial de los gusanos inscrito ya en el cuerpo que nace, la caída que da significado al muro, el beso que hace nacer todos los labios. Va a lo esencial, al centro del mundo y desde allí se expande hacia las diez direcciones para encontrar su significado profundo en cualquier sitio. Deja siempre que las circunstancias decidan porque sabe que es él mismo quien las crea. Se apodera de las mil cosas al entregarse a ellas pero cuando marcha aquí lo hace ya en otros orbes. Ajeno a los ensueños de separación, es el mismo de antes y el mismo de después, es el canto secreto encerrado en cada piedra. Espacio es su cuerpo infinito y Tiempo es lo que a él le sucede. Disuelto en la conciencia, convertido en Creador, el universo se le aparece como hijo único. Mira a todos los seres y las cosas con amor de padre y es intensa su ternura por la existencia efímera. Nada comienza, nada termina, nada nace, nada muere. Sabe que al lanzar una piedra hacia el confín remoto ha de verla llegar un día a la palma de su mano. Tripulante del sueño, no le teme al despertar. No es pez engreído que al saltar del agua se piensa dueño del cielo. Reconoce que sólo es parte ínfima del engranaje oceánico y acepta con amor sacrificar su figura ilusoria para que el corazón de luz se le abra en rosa de fuego. De su pensamiento no queda más que el perfume, porque las palabras, antes que música, fueron aroma, y de sus pasos el ritmo bruto de su ausencia de esquema. ¡Sabe que bajo el cemento del mundo industrial espera el estertor tremendo de la Tierra enfurecida!”

Leído en El niño del jueves negro, de Alejandro Jodorowski



Para esa antología mínima – Quintero Noguera
17 octubre, 2012, 9:25
Filed under: de realidades está el mundo lleno, EscribirSeNos - taller

FE DE ERRATA

Confieso
—no miento—

De verás
te hamé

Así con «h»
por que fue
un error

Rodolfo Quintero Noguera, bienhallado donde Lara Romero.



Distancia mínima – Carlos Skliar
16 octubre, 2012, 21:11
Filed under: aquaria lee a..., EscribirSeNos - taller

La distancia mínima
entre dos cuerpos
no es la palabra obvia
sino el más tímido
de los silencios

Por eso a veces
es mejor callar

No para decir amor

sino para escucharlo

De Carlos Skliar, encontrado en este altarcico a la brevedad poética.

 



Boccanera, de antología

ENSAYO SOBRE LA HONESTIDAD POÉTICA (Poemas del tamaño de una naranja, 1979)
No es que los poetas mientan,
es que los mentirosos
quieren hacer poesía.

XIV (Noticias de una mujer cualquiera, 1976)
¿Qué haré con este corazón?
¿Derribarlo a mentiras?
¿Ahogarlo con palabras?
¿Tirárselo a los perros?
¿Serrucharle un peldaño?
¿Olvidarlo en un taxi?
¿Reducirlo a ceniza?
¿Arrojarle las piedras más negras de la noche?

¿Que haré con este corazón desordenado y triste,
que no responda a nada ni recuerda su nombre
desde aquella emboscada entre tus pechos?

CUADERNO DEL SUICIDA (Polvo para morder, 1986)
Mis pies parecen palas.
Y mi lengua y mis manos tienen forma de palas.
Si me viese al espejo vería solo
una pala.

Todo lo que yo haga
tendrá forma de fosa.

ALEJANDRA PIZARNIK ABRE SU CUADERNO DE APUNTES (Bestias en un hotel de paso, 2001)
El hombre que saca la cabeza del agua,
es un pez que se asfixia.
El pez que mete la cabeza en el agua,
es un hombre que se ahoga

El poeta escribe en la línea del agua,
                y se asfixia,
                y se ahoga.

Antología de Jorge Boccanera: “Servicios de insomnio”. Visor, 2005 (EAN13: 9788475225883, 12€)