Aquaria ben Laden


Ningún desconocido, nadie insignificante, ni labor insignificante, ni insignificante acto de caridad.

Ningún desconocido
Nadie insignificante
Ni labor insignificante
Ni insignificante acto de caridad

Cada uno tiene una historia que contar y recontar
Que serán un brillante hilo
En el tapiz de lo Humano

Y los niños marcharán
Y avanzarán con los colores
Invistiendo en su interior

La sangre redentora
De sus corazones revolucionarios.

NOTAS AL FUTURO, de PATTI SMITH

Oigan mis niños y escucharán
El sonido de sus propios pasos
El sonido de su de aquí en adelante
La memoria espera y se vuelve para saludaros
Colocándoos pulseras con su enseña
Despertad brazos
Delicados pies
Para como uno marchar por las calles

Cada cual solo, cada cual parte de otro
Vuestros pasos resonarán
Levantarán la nube
Y quienes escuchen escucharán
Escucharán la voz de lo uno
Y lo uno y lo uno
Como jamás antes se hubo pronunciado

Para algo mayor todavía por venir
Que la hora de los profetas
Y sus grandes ciudades

Por la gente de Nínive
Que se arrodillaba
Al oír el grito de Jonás
Unidos
Cubriéndose de arpillera y de ceniza
Y llamaron a su dios

Y todos sus corazones eran un corazón.
Y todas sus voces sonaban como una voz.

Dios les oyó y su mente cambió.

Todavía algo mayor estar por venir y pasar.
¿Y quién clamará?
¿Y qué clamarán?
¿Clamarán a Dios?
¿Al aire?
¿A las aves?

No importará, si el clamor es verdadero.
Clamarán y esto se sabe.
Una voz después de otra
Incorporarán a los muertos, a la viva flor,
Incorporarán las formas que no conocemos.
Para ser sentido por mar,
Por aire,
Por tierra
Y será un compromiso elemental.

Éste es nuestro derecho natural.
Ésta es nuestra carga.
Y la hemos cedido a otros.
Y ellos no
han
hecho
bien

Y el bosque enmudece.
Caen las hojas.

Fajados bebés miran y se preguntan
Mientras los padres de nuestras naciones espirituales
Danzan por las calles en celebración
Mientras las montañas palidecen por
Su mano nuclear
Y ellos no
han
hecho
bien

Ahora mis niños
Deben volcar las mesas
Proteger al futuro de las leyes materiales
Pues únicamente una regla debe considerarse

El undécimo mandamiento
Amáos los unos a los otros
Y es esta nuestra promesa sobre tus pulsos

Esta ofrenda es tuya
Para adornar, adorar
Para enterrar
y quemarse
Sobre un montón

Para brindar
Para alejar

Es simplemente un trapo,
Simplemente nuestros colores,
Investidos con la sangre de las gentes
Todas sus esperanzas y sus sueños.

Nuestra bandera
Tiene su excelencia
Y sin embargo es nada
No será una tiranía sobre nosotros

Ni lo será dios
Ni el amor
Ni la naturaleza

Incluso tomamos como nuestro placer este tierno honor
de reconocer al individuo
Y la tierra común formada

Y si nuestro paño fuera izado y arriado
Medio mástil
¿Qué nos dice?

Que un individuo ha perecido
Se le honra
Y le lloran sus paisanos.

Este ritual nos amplía a todos.
Ya que somos todos lo individuas.

Ningún desconocido
Nadie insignificante
Ni labor insignificante
Ni insignificante acto de caridad

Cada uno tiene una historia que contar y recontar
Que serán un brillante hilo
En el tapiz de lo Humano

Y los niños marcharán
Y avanzarán con los colores
Invistiendo en su interior

La sangre redentora
De sus corazones revolucionarios.

Feliz año nuevo a todos!

Otra traducción en http://www.jornada.unam.mx/2007/06/18/oja122-pattismith.html
Poema original en lyricmania.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s