Aquaria ben Laden


Hacer la O con un canuto

Aprendimos a hacer la O con un canuto, pero nadie dejó dicho dónde hallarlos. Después de algunos meses, nadie recordaba ya su vocación. Ni enfermeros, ni bomberas: obligados a entrar en la rueda, marchábamos con brío para no perder el tren. Ese tren que ya nunca en la vida partió, aunque diese la impresión de movimiento. Fuimos arrojados, como trapo sacado de ropa que estuvo de moda una vez, a un azul artificial, cinemascope, con varias funciones atrofiadas, con recuerdos ajenos, sintéticos, replicantes e insidiosos. También hubo entre los nuestros quien lloró bajo la lluvia por su futuro seco. Pero hubo, sobre todo y por fortuna, quien jamás se rindió a la evidencia, quien no quiso aceptar la tragedia, quien pasó a destrozar a patadas las costillas de la O. Secreto a secreto, venidos a menos, supimos a más y mejor.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s