Aquaria ben Laden


Rezando a la Pachamama
27 octubre, 2011, 10:52
Filed under: cómo llegué a..., ser Aquaria ben Laden

El pasado mes de abril llevábamos a nuestra hija ante la naturaleza, simbolizada en un hermoso árbol y personificada en la Pachamama, a quien dirigí esta plegaria. Lo más cercano a un bautizo que supimos hacer. No sé por qué no he publicado antes el texto, que estaba destinado a compartirse. Aunque, bueno, sí sé: que me da corte escribir tan sentido y que se note, que me corta la emoción que me causa el recuerdo del fasto.

Gran madre, Pachamama, madre de todas nosotras, de todo nosotros:

Tú que has recibido nuestro destino en tu seno, que soportas nuestras errancias y nuestros yerros, nuestros bailes y nuestro trabajo, tú que nos sostienes, que eres el firme apoyo de nuestros sueños, que conoces en profundidad a todas tus criatura y así a nosotr@s, madre nuestra, señora de lo vivo, magnífica y generosa dama:

venimos hoy a presentarte a Lhasa Nur, y a ofrecerte en esta muestra el cordón que la unió a su madre en esta tierra y la placenta que la alimentó durante el embarazo, para que estos tejidos vivos, vivos sigan en ti; y cumplan el ciclo que, pasando por el efímero reino de los hombres y mujeres, lleva de la tierra a la tierra, de tu casa a tu casa, a tu eterno dominio natural. Acepta esta ofrenda, toma estos dones, contémplanos aquí, congregadas en torno a ti y a esta pequeña, para que acojas su caminar sobre ti con la misma benevolencia que hacia nosotras has mostrado.

Ábrele tu amplio pecho para que contigo conecte de corazón a corazón. Sé para ella también una almohada acogedora, un cobijo seguro, un cálido abrigo, un templo firme. Sostén sus pasos, acompaña su danza, mécela. Invítala a explorar sus límites e incluso a ir un poquito más allá.

Ayúdale a perseverar en todo aquello que la lleve hacia la paz de espíritu. Que se sienta cómoda en la verdad, igual en la suya propia que en la de otros. Aléjala de la impostura para que nada instale sobre falsedad. Apoya su franqueza abierta y clara para que incluso ante quien se engañe a sí mism@ pueda mostrar un reflejo fiel.

Sé clemente con ella cuando se aleje de ti en corrientes adversas, y muéstrale también entonces el camino hacia su esencia íntima, tu sendero de piedritas blancas hacia su centro. Insufla en ellas certezas hondas: tu amor por ella, su amor por ti.

Préstale asistencia, amparo, la mano, el oído, un hombro. Devuélvele caricia por abrazo, regalo por mimo, beso por caricia. Y muéstrale caminos a la inversa, y enséñale el amor por los demás.

Que ahonde en su amor por los demás, por lo demás. Que no le sea ajeno lo humano, ni divino, ni animal, para que sea la suya una soledad acompañada, en la que no se deje nunca, para que de esta manera hasta en la más negra noche pueda ser su propio sol.

Gracias te damos por congregarnos junto ti en una ocasión tan feliz. Pachamama, la gran madre, disculpa la solemnidad de mis palabra, no tengas en cuenta su falta de humildad y escucha nuestra plegaria, dispón de nosotros, y recibe esta ofrenda que te entregamos en nombre de Lhasa Nur.


2 comentarios so far
Deja un comentario

Que lindo… :)

Comentario por Ecnil

‘Dita sea! ;)

Comentario por Leumas




Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: