Aquaria ben Laden


138 palabras y un parpadeo eteno

En un parpadeo que pareció eterno, comprendió el mundo. Más aún, el universo.
De repente, recordaba vidas pasadas, su vida futura, y podía remontarse más atrás, y podía anticipar lo por venir. Súbitamente, recordaba todo, comprendía todo, conocía, y estaba en paz. En una profunda, amplia, cósmica paz.
Tan sólo esas voces, esas voces insidiosas que tiznaban la corriente natural y fluida de su mente. Esas voces lejanas que le distraían y le reclamaban hacia otra realidad, hacia otro mundo. Que le conminaban al olvido, a la ignorancia, y poco a poco le vencían, agitando su espíritu.
Aún llegó a comprender algo más, antes de ser inevitablemente arrastrado hacia el otro lado. Reconoció las voces, algunas palabras, su nombre, “se mueve”, “qué susto”. Y supo que se había desmayado, y que estaba a punto de volver en sí.

Tentativa de microrrelato para concurso que al final deseché por tener otro más micro y que me pareció mejor. Lo importante fue participar, claro, porque al final ni siquiera seleccionado. Y eso que tuvieron manga ancha.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: