Aquaria ben Laden


Jonás con cazamariposas

Antes de sumergirse, Jonás ahondó en sus pulmones, se despidió de los hombres con su cazamariposas y tuvo que vivir sin dios, junto al corazón de la ballena, sano y a salvo y harto de mar, de océano. La historia se contó de otra manera

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s