Aquaria ben Laden


Cansancios o resistencias militantes
6 agosto, 2010, 8:34
Filed under: cómo llegué a..., ser Aquaria ben Laden


Lástima que las ciudades no tengan más trozo de cielo, ya que a veces se pone tan bonito y lástima que no tengamos más ganas de mirarnos a los ojos. Lástima que no consigamos romper este encantamiento que nos tiene presos, subyugados, el embrujo que nos hace ver equilibrados los platos de la balanza en la que Iñaki por la mañana pesa tanto como el gurb de Mendoza que nos enseñó a mirar las cosas con ojos de extraterrestre para no volverse loco. Tiene que ser un encantamiento, un hechizo malísimo lo que nos tiene esclavizados y alejados de la vida, de los trocitos de cielo, lo que nos hace decir lástima que no nos toquemos piel con piel mientras elegimos rodear la comunicación de dispositivos cada vez más complejos, mientras dejamos a un lado las herramientas de cavar trincheras o utopías para agitar banderitas de quita y pon, lacitos blancos.

Y es que ya no escapamos de la policía ni en los sueños ni en las películas, que una vez estaban hechos del mismo material. Somos todos susceptibles de engaño, más aún si éste es premeditado, y nos hemos tragado finalmente todos los anzuelos, todos los cuentos chinos que rechazamosde una vez para siempre con catorce o quince o veintidós años y ya ves. Es cierto que uno crece, y madura (si no se pasa), y deja de ser tan bobo como era (cuando hay suerte, que no es siempre): no quisiera vivir en un mundo de adolescentes, pero sí quisiera saber qué hemos hecho para caer en la hipnosis, qué ha sido de nuestra Palestina, de nuestro amor libre, de nuestro reino soberano de emociones desnudas, de nuestro espacio inviolable de la piel hacia dentro, de nuestra resistencia militante contra la estupidez. Quisiera saber qué hemos hecho para acallar la pequeñas razones que dictaban nuestra conducta, pues en ocasiones me parece que ya no nos comportamos sino que nos abandonamos a la inercia, que es más fácil de llevar. Lo que es más grave: en ocasiones me parece que son nuestras propias manos las que hacen extraños pases frente a nuestros ojos, que bastaría con que dejásemos de hacer aspavientos para despertar un poquito, un trocito de cielo, y no necesitar ya escapar de nada, ni en sueños, que para eso estaba el cine.

escrito en febrero de 2005, antes de convertirme en Aquaria

Anuncios

2 comentarios so far
Deja un comentario

Eras Aquaria antes ya de ser Aquaria.
Gracias por compartirnos todas estas cosas.

(sólo un mensajito para decirte que hay ojos aquí, que te seguimos siguiendo -disfrutando mucho-)

Comentario por Laura

laura conoce “50 maneras de ser tu amante”, podéis ver en su blog tres pies del gato. esto me recuerda: ¿por qué tantas cosas se paran antes de llegar al 51, con lo bonito número que es?

Comentario por aquariabl




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s